El recibo de la luz no ha parado de subir. Se calcula que desde el año 2003 hasta hoy se ha incrementado en un 83%. Por este motivo queremos daros unos sencillos consejos que os ayudarán a ahorrar energía en casa.

Empecemos por el centro neurálgico de la mayoría de los hogares: la cocina

  • Si en lugar de nuestras tradicionales cazuelas utilizamos la olla a presión, con el agua justita, nos podemos ahorrar hasta un 50% de energía.
  • Si nos decantamos por otro tipo de olla, cazuela o sartén deberemos usar las tapas, este sencillo gesto nos consigue un ahorro del 25% aproximadamente.
  • El horno es uno de los electrodomésticos que más consume, por lo que si queremos ahorrar energía en casa es mejor reducir su uso y de paso nos ahorramos también la engorrosa tarea de limpiarlo. En el caso de que seas un entusiasta del horno es muy importante no andar abriendo la puerta si no es estrictamente necesario y no utilizarlo para cocinar cantidades pequeñas, ya que gastamos luz hay que aprovecharla y cocinar a lo grande.  Tampoco debe usarse para recalentar ni descongelar, para eso tenemos mejores opciones.
  • Si tienes que renovar los electrodomésticos decántate por los de clase A, que a pesar de ser más caros a la larga nos ayudan a ahorrar energía en casa y se amortizan rápido.
  • Por último y ya por hoy terminamos, si eres de los que cocinan para varios días, antes de guardar los tuppers de la semana en la nevera o el congelador asegúrate de que se han enfriado por completo. Meter comida caliente en el frigorífico hace que este tenga que trabajar más para mantener su temperatura y por consiguiente gasta más energía.

Como habréis podido comprobar son medidas muy sencillas de implementar y que nos pueden ayudar a ahorrar energía en casa, sin complicarnos mucho la vida.