Ahorrar energía en el trabajo es mucho más fácil de lo que parece. Con pequeños cambios de hábitos y sin realizar ningún tipo de inversión económica podemos marcar la diferencia.

Es muy importante que las empresas tomen conciencia del gran ahorro de energía que se puede conseguir con gestos tan sencillos como estos:

ahorrar energía en el trabajo

Photo by graur razvan ionut

  1. Apagar los aparatos eléctricos que no se estén utilizando (luces, ordenadores, impresoras, etc.)
  2. Apagar la pantalla del ordenador durante las pausas y ajustar el brillo de la pantalla (ajustando el brillo a un nivel medio se puede ahorrar entre un 15 y un 20% de energía). Si además usamos un fondo de pantalla oscuro podemos ahorrar otro 25%.
  3. Utilizar de manera óptima los equipos de climatización. La calefacción a 21º y el aire acondicionado a 26º es más que suficiente. Este detallito de nada supone un ahorro de energía de hasta un 50%.
  4. Cerrar puertas y ventanas cuando los sistema de climatización estén en funcionamiento
  5. Aprovechar la luz natural al máximo. Una reorientación del mobiliario puede suponer un mayor aprovechamiento de la luz natural durante el trabajo permitiéndonos ahorrar energía.

Como veréis la mayoría de los consejos que os damos están al alcance de todos pudiendo contribuir activamente a la hora de ahorrar energía en el trabajo. Además también podemos aplicarlos para ser más eficientes en nuestro hogar, aunque el impacto económico será menor que en la empresa.